Dura derrota tras una segunda parte para olvidar

El Iberostar Tenerife encajó este miércoles noche una dura derrota ante el Delteco Gipuzkoa Basket tras una segunda parte para olvidar. El equipo aurinegro desperdició una ventaja que llegó a ser de 22 puntos al poco de iniciarse el tercer cuarto (60-48), tras un destacado primer acto y una desconexión significativa a la vuelta de la pausa. La falta de tensión defensiva y las pérdidas de los locales acabaron metiendo en partido a un rival irreverente que no se rindió nunca. El grupo de Porfirio Fisac se lo fue creyendo conforme avanzaba el partido y terminó firmando una remontada espectacular para llevarse la victoria del Santiago Martín (88-92).

 

Pocos presagiaban un varapalo como el vivido hoy, tras un primer cuarto en el que los tinerfeños se mostraron especialmente atinados. Los aciertos desde la larga distancia de los aurinegros, con Josh Akognon como principal protagonista (6/10 al descanso), cimentaron un primer parcial importante para los anfitriones de 14-0 para responder al 9-13 inicial de los visitantes (23-13).

 

Con el viento a favor, el conjunto de Fotis Katsikaris movió el balón con criterio (14 asistencias al intermedio), dominó de entrada la batalla del rebote e impuso un ritmo importante para ir aumentando progresivamente su renta hasta los 21 puntos al receso (56-35). El Gipuzkoa Basket soportaba entonces el arreón aurinegro como mejor podía, agarrándose al oficio de Daniel Clarck, peleando por segundas opciones (hasta nueve rebotes ofensivos en los dos primeros cuartos) y aprovechando las penetraciones de Dani Pérez.

 

El panorama sufrió un vuelco total tras la pausa, cuando el apagón tinerfeño y la fe de un Delteco que no tiró nunca la toalla cambiaron radicalmente el guión. El Canarias no supo conservar su ventaja y fue dándole vida a un rival muy serio, que hizo las cosas muy bien y argumentó con razones de peso al triunfo. El acierto aurinegro de la primera mitad en el triple (12/20) se convirtió en un atasco importante (2/16 tras el descanso) y el conjunto visitante comenzó a jugar sus bazas con inteligencia.

 

Con dos bases en pista, el Delteco desnudó las carencias locales y fue recortando distancias hasta ponerse por delante con un triple desde más de siete metros de Daniel Clarck (82-83). Por el camino, el cuadro insular perdía por lesión a Rosco Allen, que se dañaba la muñeca derecha en una mala caída. El partido volvía al alambre y el Iberostar Tenerife trataba con más corazón que cabeza de agarrarse al mismo, pero no hubo manera. El Gipuzkoa, ya totalmenta envalentonado, se manejó con más criterio y se llevó la victoria de manera merecida por 88-92.

 

- Pinchar aquí para ver las estadísticas