El Ibeostar Tenerife suma su octavo triunfo europeo y se aferra al liderato de la #BasketballCL

El Iberostar Tenerife se impuso este miércoles noche al Gaziantep en un partido donde el resultado final fue lo de menos (72-53), una vez acontecida la lesión del capitán aurinegro, Nico Richotti. El escolta bahiense tuvo una mala caída al inicio del tercer cuarto y sufre una rotura en el cruzado anterior de su rodilla derecha, pendiente de pruebas médicas para valorar el alcance definitivo y el tiempo final de baja.

 

Más allá de ese infortunio, el grupo de Fotis Katsikaris fue de menos a más para sumar su octava victoria europea del curso y aferrarse al liderato del Grupo B de la Basketball Champions League. Un parcial de 13-0 a la vuelta del intermedio allanó el triunfo de los tinerfeños, que mejoraron prestaciones en la segunda mitad, después de un primer acto intermitente (34-34).

 

Nació muy frío el partido por ambas escuadras, hasta el punto de que la primera canasta tardó en llegar casi tres minutos. En esa tesitura, con unos y otros más espesos de la cuenta, el Canarias trató de coger las riendas del choque a partir de los balones interiores a Mike Tobey frente a un rival, el turco, que se amparó en la calidad individual de Carter, primero; y de Rudd, después, para aguantar el pulso (12-13, min. 9).

 

Trató luego el Iberostar Tenerife de abrir brecha, aprovechando los buenos minutos de Kostas Vasileiadis saliendo desde el banquillo (28-21, min. 16). El caso es que el conjunto insular no terminó de prolongar esos arreones. La movilidad de Freimanis y un buen final de cuarto de los turcos, con un triple de Rudd y una penetración de Ogut llevaron el partido igualado al receso (34-34).

 

Tras la pausa, el grupo de Katsikaris dejó atrás los nervios del primer acto, aumentó aún más su intensidad defensiva y buscó la canasta rival con más determinación. Por ahí, los aurinegros firmaron un 13-0 de parcial que acabaría rompiendo el encuentro a su favor (47-34). Lo intentaría luego el Gaziantep y estrecharía el cerco hasta el 55-50, pero su afán por forzar un epílogo más igualado no pasaría de ahí.

 

El Canarias marcó territorio bajo tablero (44 rebotes por solo 25 del rival y hasta 17 capturas ofensivas), sacó a relucir las virtudes del bloque a nivel defensivo y, de ahí al final, con buenos minutos de por medio de Rosco Allen, estiró su renta hasta el 72-53 definitivo.

 

- Pinchar aquí para ver las estadísticas