El Iberostar Tenerife 'asalta' el fortín del Neptunas Klaipeda y pasa a octavos como primero de grupo

Victoria de autoridad. El Iberostar Tenerife 'asaltó' este martes noche el fortín del Neptunas Klaipeda (67-83), donde esta temporada solo había ganado el MHP Riesen Ludwigsburg, para sellar su pase a los octavos de final de la Basketball Champions League en calidad de primer clasificado del Grupo B. El grupo de Fotis Katsikaris se impuso de principio a fin a un correoso rival, firmó su duodécima alegría europea del curso y se medirá ahora a un cuarto clasificado de los otros grupos en la siguiente eliminatoria, asegurándose jugar el cruce de vuelta en el Santiago Martín.


Los aurinegros, que conocerán a su próximo adversario el próximo miércoles 14 de febrero en el sorteo a celebrarse en Ginebra, volvieron a firmar hoy un notable ejercicio de superación para sobreponerse a las bajas por lesión de Richotti, Akognon, Vasileiadis y San Miguel, y sacar adelante un desafío exigente, liderados por un inmenso Mateusz Ponitka (24 puntos y 31 de valoración).


El conjunto insular dejó muy claras sus intenciones con una excelente puesta en escena (2-15). El poder interior de Mike Tobey, la verticalidad de Ponitka y el buen hacer en tareas defensivas, junto a una acertada circulación de balón con Bassas marcando el ritmo más adecuado para los insulares, lanzaron a los tinerfeños de entrada ante un rival muy fallón en los compases iniciales.


Solo Seibutis y Zelionis podían entonces con el ciclón aurinegro, lo que sirvió a los lituanos para soportar como buenamente podían el chaparrón y cimentar luego una reacción con cierto fundamento, amparándose en los balones interiores a Sulskis (16-24, min. 10). El Neptunas fue a más camino del receso y de hecho aprovechó unos minutos de espesura visitante para lograr un parcial de 13-1 y estrechar el cerco hasta el 36-37.


El Canarias mantuvo entonces la calma y dos triples de Ponitka y Allen le dieron resuello para llegar a la pausa cinco arriba (38-43). Fue a la vuelta de vestuarios cuando el conjunto aurinegro se puso de nuevo en modo vendaval y llevado en volandas por un Ponitka todoterreno, autor de once puntos casi consecutivos, abrió brecha hasta los 19 puntos de renta (40-59).


El Neptunas, superado en todas las facetas, amagó con una nueva reacción, intentenado recortar la desventaja desde el 6,75. Dos triples consecutivos de Johnson para el 52-61 y el pundonor de Sulskis y Zelionis apenas dieron para un atisbo de esperanza entre la hinchada local (58-67), entre otras cosas porque el Iberostar Tenerife respondió con cabeza y contundencia.


El grupo de Katsikaris sumó entonces argumentos para la causa. La chispa de White, muy incisivo en las penetraciones; el oficio de Fran Vázquez; un paz de conexiones claves entre ambos y un triple de Tim Abromaitis (62-80) dieron ya el estirón definitivo para los aurinegros, que acabaron llevándose una muy meritoria victoria del Svyturio Arena de Klaipeda (67-83), amén de coronarse como campeones de grupo por segundo curso consecutivo.


- Pinchar aquí para ver las estadísticas