Triunfo de carácter, espoleados por un Santiago Martín inmenso

Un triunfo de carácter. El Iberostar Tenerife se impuso este domingo a un correoso Tecnyconta Zaragoza (100-94) no sin antes tener que levantar un partido que se le puso realmente cuesta arriba (81-86 a 54 segundos del final). Un ejercicio de fe de los aurinegros, que mejoraron considerablemente prestaciones tras el descanso (llegaron a ir ocho abajo camino de la pausa, 27-35); un canastón del mejor Ferrán Bassas para forzar la prórroga y la mayor decisión canarista en el tiempo extra, decantaron la balanza del lado tinerfeño.

 

El control de las pérdidas tras el paso por vestuarios (solo cinco balones perdidos en los últimos 25 minutos); la paciencia para circular mejor el balón y buscar al compañero mejor situado (27 asistencias al cierre, diez de ellas de Javier Beirán en el mejor registro al respecto de un alero en la última década); y el respaldo de un Santiago Martín enorme, hicieron posible la sufrida victoria insular ante un señor equipo, que volvió a tener en Gary Neal a una auténtica pesadilla para los de Fotis Katsikaris (31 de valoración del estadounidense).

 

El partido nació y creció en contra de los intereses aurinegros, por lo menos hasta el descanso. La buena puesta en escena de los maños, cimentada en un Neal letal, hizo del primer cuarto un pulso entre el exterior rojillo y la verticalidad del polaco Mateusz Ponitka; si bien el Tecnyconta anotaba con más fluidez de la deseada para los canarios (17-22, tras triple de Álex Suárez). Intentó equilibrar la balanza el Iberostar Tenerife; pero el Zaragoza movía el balón con criterio y fabricaba buenas situaciones de tiro para que Blums y Dragovic hicieran daño a la defensa local (27-35); bien desde las esquinas o bajo tablero, por línea de fondo (39-46, min. 20).

 

Tras el intermedio, el grupo de Fotis Katsikaris dio un paso al frente. El buen hacer de Bassas en la dirección, varias acciones de oficio consecutivas de Fran Vázquez, que lograba de paso situarse 11ª en el ranking histórico de rebotes de la ACB, y el aliento de la grada metieron del todo a los anfitriones en partido. Por ahí, el Canarias firmó un parcial de 9-0 (55-51, tras triple del base de Badalona), aunque el Tecnyconta Zaragoza no se rindió. La veteranía de Blums, muy peligroso desde el 6,75, devolvió el partido al alambre (61-61) y encarriló un último cuarto de infarto.

 

El Iberostar Tenerife, que se dejaba por el camino varios puntos desde el 4,60 (15/22), amagaba con coger las riendas amparándose en el acierto de Kostas Vasileiadis desde la larga distancia (70-67, 75-72), pero el caso es que los maños respondían siempre con determinación. Siete puntos consecutivos de Neal (75-80) y una canasta en penetración de Tomás Bellas (80-84) pusieron el partido realmente difícil; más si cabe cuando el grupo de Pep Cargol enfilaba el último minuto con cinco de ventaja tras un nuevo acierto de Dragovic (81-86).

 

Fue ahí cuando, con todo cuesta arriba, el Canarias tiró de carácter y levantó el partido desde la defensa. Una jugada en la que el Zaragoza no pudo sacar de banda, al superar los 5 segundos reglamentarios; un posterior triple de Bassas y un canastón in extremis del catalán, forzaron la prórroga (86-86), ante el delirio de un Santiago Martín totalmente entregado. Una vez en el tiempo extra, el conjunto insular tuvo un plus de energía con respecto a su rival. El oficio de Kostas Vasileiadis y Javi Beirán, clave con un rebote ofensivo y un triple providencial, dispararon ya del todo al Iberostar Tenerife para llevarse una victoria de lo más trabajada.

 

- Pinchar aquí para ver las estadísticas